© Comunidad de Cazadores del Concejo de Valdés 
COMUNIDAD DE CAZADORES DEL CONCEJO DE VALDÉS
Inicio Novedades Caza Mayor Caza Menor Recechos Cacerías Estadísticas Estatutos Cuarteles Plan de Vedas Galería

Disposición  General de Vedas

2019 - 2020

BOPA Nº 41 del jueves 28/02/2019
Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente
Resolución de 22 de febrero de 2019, de la Consejería de infraestructuras, ordenación del Territorio y Medio Ambiente, por la que se aprueba la disposición general de vedas para la temporada 2019-2020 en el territorio del Principado de Asturias. En cumplimiento de lo dispuesto en los artículos 20 de la ley del Principado de Asturias 2/89, de 6 de junio, de Caza, y 42 y 43 del reglamento de la ley, oído el Consejo regional de la Caza en su reunión de 21 de febrero de 2019, se aprueba la disposición General de Vedas que regirá en la temporada de caza 2019-20, en el territorio del Principado de Asturias. 4.—De las limitaciones generales en beneficio de las especies cinegéticas y de las medidas preventivas para su control y el de la fauna silvestre.
4.1. artes y medios de caza, aplicaciones y prohibiciones: Los únicos medios y artes autorizados para el ejercicio de la caza son las escopetas, rifles, arcos, perros de muestra y rastro y aves de cetrería. todos estos medios y artes se utilizarán debidamente documentados con las licencias o permisos de armas, guías de pertenencia y autorizaciones de posesión que en cada caso correspondan. estos documentos deberán de ser presentados a los guardas responsables de la supervisión de las cacerías. Además de los métodos y medios de caza enumerados en el artículo 62 de la ley 42/2007, de 13 de diciembre, de Patrimonio natural y de la biodiversidad, y el artículo 25 de la ley del Principado de asturias 2/89, de 6 de junio, de Caza, quedan prohibidos los siguientes: 4.1.1. Armas de aire comprimido y armas de fuego de percusión anular. 4.1.2. Usar o portar postas, entendiéndose como tal la munición con perdigón de diámetro superior al del denominado doble cero. 4.1.3. Portar munición distinta a la correspondiente a la modalidad de caza que se ejercita: bala en caza mayor y perdigón en caza menor, y que pueda ser utilizada en el arma que se porta, excepción hecha para el zorro en las cacerías de mayor, al que se podrá disparar únicamente con bala. 4.1.4. Cazar desde cualquier tipo de embarcación o vehículo. 4.1.5. Utilizar o portar dentro de terrenos de aprovechamiento cinegético común o sometidos a régimen cinegético especial, o en sus zonas limítrofes, sistemas de amortiguación o supresión del ruido producido por el arma al disparar, como son los silenciadores o amortiguadores de ruido de cualquier tipo o modalidad. 4.1.6. Portar cada cazador más de un arma durante el desarrollo de las cacerías. en caso de cesión o préstamo del arma de caza, el titular emitirá la autorización pertinente según lo establecido en el reglamento de armas y explosivos. este documento, siempre acompañado de la guía de pertenencia del arma, será presentado al Guarda responsable de la supervisión de la cacería antes del inicio de la misma. 4.1.7. Para evitar el plumbismo se prohíbe la tenencia y uso de munición que contenga plomo durante el ejercicio de la caza de aves acuáticas cuando estas actividades se ejerzan en las zonas húmedas incluidas en la lista del Convenio relativo a Humedales de importancia internacional, en las de la red natura 2000 y en las incluidas en espacios naturales protegidos. 4.1.8. Con objeto de proteger la especies cinegéticas, queda prohibido el empleo de medios de caza con dispositivos eléctricos o electrónicos que faciliten la caza mediante la utilización de cámaras térmicas, drones u otros dispositivos similares, con excepción de los medios convencionales (localizadores, “beeper” para los perros y emisoras). 4.2. Protección de la caza en general. 4.2.1. en los casos en que en una cacería legalmente autorizada se sobrepase el cupo, si este hecho no fuera constitutivo de infracción, se procederá al decomiso de los ejemplares motivo del exceso. en el caso de las reservas de Caza, se seguirá el protocolo establecido al efecto, siendo los animales decomisados destinados a un centro benéfico o a otros usos, pero en ningún caso podrán ser comercializados. el titular o titulares de la cacería estarán obligados a abonar la correspondiente cuota complementaria establecida. en los Cotos regionales de Caza, las piezas de caza decomisadas en la forma y por los motivos expuestos anteriormente, quedarán en poder de la sociedad de cazadores adjudicataria del Coto regional de Caza, estando sujeto su destino a lo acordado por la sociedad de cazadores que gestione el acotado. en todos los casos y circunstancias, el destino de las piezas de caza decomisadas y la responsabilidad en el uso y aprovechamiento de las mismas, estarán sujetos estrictamente al cumplimiento de la normativa vigente en materia de inspección sanitaria de las mismas según establezcan las normas de la Consejería competente. 4.2.2. Queda prohibida la suelta o repoblación de ejemplares de especies cinegéticas con el fin de su posterior caza sin que medie al menos un período de un año desde la fecha de la suelta, con la única excepción de aquellos cotos que en sus planes técnicos de caza así lo tengan aprobado, y según lo previsto para las zonas de prácticas cinegéticas declaradas y aquellas de carácter social que se autoricen expresamente. 4.2.3. En aquellas áreas de caza que hayan sido afectadas por incendios en el año anterior o actual de la temporada y cuya superficie quemada sobrepase el 20% del total del área, quedarán vedadas a la caza las zonas incendiadas para todas las especies en toda la temporada, de forma automática. 4.2.4. Queda prohibido el uso de focos de iluminación y las actividades de foqueo y deslumbramiento nocturno de las especies cinegéticas en cualquier época, a excepción de las autorizadas por el órgano competente con motivos científicos. 4.2.5. Está prohibida la comercialización y venta de la arcea (scolopax rusticola). 4.2.6 Queda prohibida el empleo de reclamos de todo tipo o modalidad, a excepción del cebo con productos naturales, para la caza en la modalidad espera o aguardo de jabalí con arco. 4.3 Protección del oso. En aquellos territorios que se encuentren dentro de las áreas críticas de oso pardo según establece la resolución de 3 de julio de 2003 de la Consejería de medio ambiente por la que se aprueba el catálogo de áreas criticas de oso pardo en el Principado de Asturias en su apartado a) punto 1.º, la única modalidad cinegética permitida entre el 1 de diciembre y el 15 de agosto será el rececho. En aquellas zonas de especial interés para el oso pardo o con presencia de la especie se podrán realizar modificaciones en las fechas y áreas de caza para facilitar el cumplimiento de los Planes de Caza de las reservas y Planes de aprovechamiento Cinegético de los acotados de caza sin perjudicar ni alterar el hábitat de la especie, previo aviso y tramitación del cambio de fechas o áreas de caza ante la Consejería competente. En los casos en que, por razones de urgencia, sea imposible la tramitación previa del cambio se considerará suficiente la remisión por procedimiento fiable y fehaciente de un informe a la Dirección General de Biodiversidad, en el plazo de 24 horas posteriores a la celebración de la cacería, acerca de las circunstancias que motivaron la modificación. Dicho informe será emitido por el Guarda del medio natural o Guarda de Campo responsable del desarrollo de la cacería y contará con el conforme y conocimiento del Guarda mayor/responsable de la reserva de Caza o de la junta directiva o el Presidente de la sociedad adjudicataria del Coto regional de Caza. 4.4. Vedas especiales 4.4.1. En terrenos cinegéticos. Queda vedada la caza de todas las especies, salvo autorización específica de la Dirección General de Biodiversidad, en los siguientes terrenos cinegéticos: Aquellos que en la actualidad están clasificados como de aprovechamiento cinegético común, ubicados en cualquier concejo y en todos aquellos sobre los que se haya iniciado un expediente relativo a su clasificación cinegética. A estos efectos se considerará iniciado el expediente desde la fecha de su publicación para información pública. 4.4.2. sobre especies objeto de caza. Queda vedada la caza de la grajilla (Corvus monedula), el zorzal común (Turdus philomelos), la paloma zurita (Columba oenas), el zorzal charlo (Turdus viscivorus), la tórtola común (streptopelia turtur), la codorniz (Coturnix coturnix), la focha común (Fulica atra) y las liebres (lepus castroviejoi) (l. europeaus) y (l. granatensis). no obstante, en los terrenos sometidos a régimen cinegético especial (Cotos regionales de Caza o reservas de Caza) donde los resultados de los estudios realizados indiquen una densidad de población de la liebre y codorniz suficiente para su aprovechamiento cinegético, podrá autorizarse su caza mediante permisos específicos y con un cupo de un ejemplar por permiso de caza en liebre, y de cinco codornices, excepto en las zonas de prácticas cinegéticas debidamente autorizadas.