© Comunidad de Cazadores del Concejo de Valdés 
COMUNIDAD DE CAZADORES DEL CONCEJO DE VALDÉS
Inicio Novedades Caza Mayor Caza Menor Recechos Cacerías Estadísticas Estatutos Cuarteles Plan de Vedas Galería

Disposición  General de Vedas

2019 - 2020

BOPA Nº 41 del jueves 28/02/2019
Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente
Resolución de 22 de febrero de 2019, de la Consejería de infraestructuras, ordenación del Territorio y Medio Ambiente, por la que se aprueba la disposición general de vedas para la temporada 2019-2020 en el territorio del Principado de Asturias. En cumplimiento de lo dispuesto en los artículos 20 de la ley del Principado de Asturias 2/89, de 6 de junio, de Caza, y 42 y 43 del reglamento de la ley, oído el Consejo regional de la Caza en su reunión de 21 de febrero de 2019, se aprueba la disposición General de Vedas que regirá en la temporada de caza 2019-20, en el territorio del Principado de Asturias. 8.—Normas de seguridad y desarrollo de cacerías. 8.1. En las cacerías de caza mayor en la modalidad de batida y en las de caza menor con perro que se celebren en el Principado de Asturias, todos los participantes deberán portar exteriormente una prenda de vestir de tipo chaleco o chaqueta o prenda similar que cubra completamente el dorso y el torso, suficientemente visible y de color llamativo (rojo, amarillo, naranja o verde, preferiblemente fosforescente) con objeto de que puedan ser visualizados a gran distancia. se considerará obligatorio su uso durante la acción de cazar, tanto en el período de localización o rastreo como durante la celebración propia del gancho o cacería. 8.2. Durante el desarrollo de las cacerías de caza mayor en la modalidad de batida se recomienda el uso, por parte de los participantes en la cacería, de emisoras de radio portátiles o fijas, a fin de permitir la comunicación entre los cazadores, monteros, jefes de cuadrilla y responsables de las cacerías. 8.3. En las batidas no se dispararán las armas hasta que se encuentren todos los puestos debidamente colocados, ni podrá hacerse después de que se haya dado por terminada la cacería o gancho. 8.4. Durante el desarrollo de la cacería se podrá abandonar el puesto dando aviso previo al responsable de la cacería o jefe de cuadrilla, así como a los puestos contiguos, y con el arma descargada. 8.5. se prohíbe tener cargadas las armas antes del momento de llegar al puesto o después de abandonarlo. 8.6. Siempre que la configuración del terreno lo permita, los puestos se colocarán de modo que queden protegidos de los disparos de los demás cazadores procurando aprovechar para ello los accidentes del terreno. 8.7. En todas las modalidades y formas de caza los usuarios de las armas, deberán estar en todo momento en condiciones de responsabilizarse de las mismas. ante la presencia o proximidad de personas deberán de actuar con la diligencia y precauciones necesarias, siempre conforme al reglamento de armas, estando prohibido portar, exhibir o usar armas sin el fin propio de la cacería o de modo negligente o temerario. 8.8. Se prohíbe el ejercicio de la caza bajo los efectos de bebidas alcohólicas, estupefacientes o estimulantes. se establece un límite máximo de 0,25 mg/litro de alcohol en aire espirado para el empleo de armas en acción de cazar. 8.9. En todas las modalidades y formas de caza que se desarrollen en el territorio del Principado de Asturias todos los participantes en las cacerías facilitarán las labores inspectoras que se realicen por parte del personal competente en la materia. 8.10. De acuerdo con lo establecido en los artículos 66, 67 y 74 reglamento de Caza, los cazadores que ejerzan la actividad cinegética en un Coto regional de Caza, deberán proveerse del correspondiente permiso o autorización expedida por la sociedad de cazadores adjudicataria de aquel, en el que debe figurar la fecha de celebración y las áreas de caza y relación completa de cazadores participantes así como de batidores. asimismo, en todos los permisos de batida, deberá figurar expresamente la persona que actúe como jefe de cuadrilla, el cual deberá portar el ejemplar original del permiso, del que facilitará copia a la Guardería de Campo. 8.11. Se habilita la tarjeta, carné o documento acreditativo de pertenecer a una sociedad adjudicataria de un Coto regional de Caza como permiso en caza menor para el Coto en cuestión, excepto para la caza del zorro en mano y al salto, la de la liebre si estuviera aprobada a través del Plan técnico o de aprovechamiento, o la de cualquier otra especie que la sociedad gestora de cada terreno así lo acuerde, lo que deberá ser comunicado con antelación al servicio de Caza y Pesca. 8.12. A los efectos de lo recogido en los artículos 74 y 75 del decreto 24/91, del reglamento de Caza, en lo referente al desarrollo de la actividad de la caza mayor en los Cotos regionales de Caza o cotos privados, ésta deberá realizarse mediante supervisión de los correspondientes Guardas de Campo de la sociedad adjudicataria o del propietario, para lo que deberá planificarse el trabajo y la vigilancia de aquellos de modo que durante los días de la celebración de cacerías estén presentes, en ejercicio activo y en funciones exclusivas de supervisión y control de cacerías, todos los Guardas de Campo establecidos en el pliego de condiciones de la adjudicación. si por causas extraordinarias no dispusiesen de efectivos suficientes, un mismo guarda podrá supervisar más de una cacería, debiendo de ejercer su labor inspectora en tanto duren las mismas. 8.13. En los Cotos regionales y Cotos Privados, así como en las reservas regionales, se establece el precintado obligatorio para los ejemplares de las especies ciervo, rebeco, gamo y corzo. los precintos de cada temporada serán entregados por el servicio competente en materia de caza a los responsables correspondientes. en los Cotos regionales de Caza y cotos privados, el precinto será colocado por el Guarda correspondiente en el trofeo del animal inmediatamente después de haber sido abatida la pieza. en las cacerías en que no se cobren piezas, los precintos serán devueltos a los responsables del terreno cinegético con objeto de su anulación y devolución a la administración, junto con los sobrantes de los mismos en cada temporada. 8.14. Los precintos para la temporada de caza 2019-20 tendrán color azul, numeración correlativa y llevarán anagrama del Principado de Asturias y una leyenda con la inscripción “Gobierno del Principado de Asturias-Coto regional de Caza” con espacio para la anotación del n.º del coto, especie abatida y fecha. En el caso de las reservas regionales de Caza, los precintos para la temporada de caza 2019-20 tendrán color verde y las mismas características y procedimiento a seguir que las indicadas en el párrafo anterior, con las salvedades inherentes a su diferente consideración cinegética. 8.15. Las guías de circulación de piezas de caza, guías de transporte o resultados de cacerías y precintos de identificación de piezas de caza estarán bajo la custodia de los Guardas mayores y Guardas del Medio Natural en el caso de las reservas de Caza y del Presidente de la junta directiva o del Guarda de Campo en los Cotos regionales y privados de Caza, con la excepción hecha del cazador titular del permiso durante el desarrollo de éste, siendo todos ellos responsables de su uso y custodia, y, también, de su uso indebido, abandono, venta o cesión a terceros, extremos, estos últimos, que no están permitidos. 8.16. Por motivos de control sanitario y dentro del protocolo de actuación de la red de Vigilancia sanitaria, en los casos en que, en el desarrollo de un permiso de caza en la modalidad de rececho o batida, se localizase un individuo de cualquier especie sometida a aprovechamiento cinegético, que presente signos y síntomas de padecer una enfermedad infectocontagiosa y/o grave deterioro de su estado físico, el Guarda del medio natural o el Guarda de Campo responsable de la cacería podrá autorizar, bajo su supervisión directa, su sacrificio por parte del titular o titulares del permiso de caza sin generar liquidación alguna de tasa y siempre de acuerdo a lo recogido en los instrumentos de Gestión integrados en el caso de los Parques naturales. nunca serán abatidos estos animales por iniciativa del cazador. los ejemplares en ningún caso podrán ser retirados por el cazador que los abate, debiendo darse aviso urgente, por procedimiento fiable, al servicio de Caza y Pesca, que dispondrá las actuaciones pertinentes para diagnosticar las presuntas enfermedades y decidir sobre el destino del cadáver. 8.17. Por motivos de conservación del medio está prohibido el abandono de basuras o residuos empleados en el desarrollo de la cacería.